Pizza que no engorda (tanto) | Parte 1/2

Todo el pan de una base de pizza que logré no comerme

Resulta evidente que, si estáis tratando de controlar vuestro peso, la pizza no debería ser una comida habitual de vuestra dieta. Sin embargo, en ocasiones puede ser que caigamos en la tentación, sea porque nos apetece demasiado o bien porque nos vemos comprometidos por alguna cena entre amigos o trabajo. A continuación, os voy a enseñar un truco para no engordar tanto comiendo pizza

Si estáis con más gente, quizá alguien podría pensar que estás "guarreando" la pizza (incluso enfadado/a). Mi consejo: decidle que tenéis intolerancia al gluten (o a cualquier otra cosa) y que no podéis comeros el pan. Ya veréis cómo cambia totalmente el chip y, donde antes había un comensal "hostil" aparecerá una persona cercana, amable y condescendiente. ¡Magia! 😉😂

Las comidas sociales son ritos muy arraigados socialmente y es mejor no ir contra corriente; así que, a veces una mentirijilla venial te ahorra quebraderos de cabeza y malos rollos. 
                  
Os invito a ver la segunda parte aquí.
           

Comentarios